5 riesgos que se corren al tener un perro sin educación.

Tener un perro sin educación estaba poniendo en riesgo a toda la familia, incluso a él, y probablemente sea tu caso.

¿Alguna vez la mala conducta de tu perro te ha ocasionado más de un problema en casa?

Hace algunos años decidí adoptar a un perro que encontré en la calle, al inicio todo parecía genial, él era muy juguetón y cariñoso. Sin embargo…resultó traer una serie de problemas a la familia que seguro querrás evitar.

Cuando lo adopté pensé que todo sería fácil, sabía que los perros son muy inteligentes y creí que aprendería rápido las reglas de la casa, que bastaría con enseñarle lo que quería un par de veces y ¡listo! todo se solucionaría.

Sin embargo, estaba muy equivocado, cada vez resultaba ser más terco, se salía corriendo cada que abría una puerta, intentaba pelear con otros perros (casi siempre más grandes) y destruía todo lo que encontraba en casa. No sólo estaba afectando nuestros objetos, peor aún, estaba poniendo en riesgo su vida al morder cables eléctricos, comiendo cosas de plástico, querer salir corriendo a la avenida, jalándose en la calle y buscando problemas con otros perros.

¿Te ha pasado?

Tal vez ahora hayas notado que tu perrhijo realiza alguna de estas acciones, incluso que pienses que es ineducable (es normal, lo mismo me pasó), y también te puedo decir que los problemas irán aumentando conforme tu perro crezca.

Afortunadamente, buscando mejorar la conducta de mi mejor amigo comencé a estudiar y tomar cursos que me enseñaran el por qué se comportaba así y cómo cambiar su conducta de una manera positiva, al mismo tiempo que fui creando un método propio, tomando lo mejor de cada cosa que aprendía y llevándola a la acción con mi perro.

No fue fácil, te seré sincero, sin embargo, en un par de meses había logrado lo que creí sería imposible

Lograr que mi perro obedeciera al salir a la calle sin que se jalara, sin tener que cuidarme de que viera algún perro, escuchara ruidos, o quisiera saltar sobre las personas,  y que dentro de casa me dejara de hacer destrozos, y aprendiera a jugar de una mejor manera (más civilizada).

Es por eso que decidí escribir este artículo, porque quiero compartir todo lo que he aprendido estudiando y practicando con mis perros y los que he entrenado de otras familias desesperadas, evitando que la mala educación sea un problema en los perros, poniéndolos en riesgo a ellos y a sus familias.

Ahora que estás interesado en aprender cómo mejorar la conducta de tu perrhijo, hay algo que debes saber…

“Las mejoras en el comportamiento canino requieren tiempo y dedicación”

Al inicio, estaba acostumbrado a ver programas de televisión creyendo que en dos horas solucionaría la conducta de mi perro, la realidad es muy distinta.

El aprendizaje canino, se basa en crear un hábito de comportamiento, es decir, la repetición de ciertas indicaciones a tu perrhijo con el paso del tiempo hará que él lo aprenda y lo adapte a su forma de vida.

Así mismo, te quiero compartir algunas cosas que fui aprendiendo y que me ayudaron a ser experto en conducta canina:

  1. Cada perro es distinto: los programas generalizados no funcionan en su totalidad, cada perro tiene características, miedos, atracciones, y responde distinto a los estímulos, así que hay que encontrar un programa personalizado que se adapte a su forma de ser para obtener los mejores resultados.
  2. Paciencia y constancia: esta parte es súmamente importante, ya que los programas de T.V y la falta de información nos han hecho pensar que en un par de horas tu perro aprenderá a comportarse mejor para toda su vida, pero la realidad es que la práctica continua es lo que ayudará a tu perro a entender qué es lo que buscas de él,y ser paciente en este proceso lo ayudará a dar mejores resultados.
  3. Conocimiento correcto por parte de los dueños: la transmisión de las indicaciones de una manera correcta es esencial, a veces creemos indicarle que está haciendo mal las cosas cuando la realidad es que estamos reforzando las acciones, o viceversa, lo que termina en estrés y confusión para ambos.

¿Cómo logro mejorar la vida de los perrhijos?

Al combinar la práctica, el conocimiento de las mejores metodologías de entrenamiento y la experiencia pude crear la técnica que mejores resultados ha tenido en mi experiencia es  a la que decidí llamar:

“Metodología Perrionni”, la cual es basada en el juego, en el cariño,  constancia, y las instrucciones correctas de acuerdo a la edad y raza de tu perro.

Es importante que tu perrhijo entienda que cada vez que te obedece habrá una recompensa, así mismo, tiene que aprender que hay límites y que no todas las acciones son correctas ni están permitidas, debe de diferenciar entre sus artículos personales y los tuyos, así como los límites en su casa, zonas permitidas y no permitidas, y las maneras de juego correctas contigo y con otros perros.

Así mismo deben de estar en situaciones diversas donde puedan ser capaces de enfrentar retos y momentos difíciles, todo utilizando instrucciones con voz e indicaciones corporales.

Mejorar vidas caninas terminó cambiando mi vida…

Actualmente he asesorado a perros de distintas razas y edades, cada uno con motivaciones y problemas diferentes, algunos con miedo a los autos, problemas de dominancia, falta de definición de reglas, problemas de socialización, entre otras.

Cada uno de ellos me ha dejado un aprendizaje invaluable, pues me enseñaron que la paciencia puede lograr cambios increíbles en los seres vivos, y lo importante que es apoyarlos en todo momento, para que superen sus miedos y ansiedades, tal y como yo los he tenido en algún momento y ellos lo han hecho conmigo.

Ahora, te contaré de algunos perrhijos que me han enseñado mucho:

Pizco:

Pizco comenzó a ser un problema un mes después que lo adoptaron, pues era un perro de 40 kilos lleno de energía y sobre todo muy terco, le encantaba morder todo lo que encontraba (rompió macetas y muebles), se jalaba muchísimo cuando salía a caminar a la calle o veía otros perros (algunos miembros de su familia tienen 60 años), ladraba en exceso (desde las 5 am) y buscaba jugar todo el tiempo (el problema es que no sabía en qué momento debía hacerlo y de qué manera).

No fue un caso fácil te seré sincero, era demasiado terco, y parecía que siempre haría lo que quisiera, pero algo que nos preocupaba mucho era que aún era un cachorro (11 meses), y que si no lo ayudabamos terminaría ocasionando un accidente al crecer.

Trabajamos con mucha paciencia  y juego, queríamos que aprendiera que portarse bien tenía muy buenas consecuencias, como premios, caricias, y su pelota favorita. Utilizamos distintas metodologías que van desde reforzamiento positivo a desensibilización a los estímulos que lo hacían desobedecer (otros perros).

Al final todo resultó increíble, ahora Pizco es un perro muy consentido por su familia, lo pueden sacar a caminar sin temer que los pueda jalar y los tire, dejó de despertarlos a las 5 am y romper todo lo que encontraba a su paso, ahora sabe socializar y obedece a las indicaciones que le pide su familia. Si quieres saber más, te comparto el video donde su familia nos cuenta su historia.

Mila… la perrhija que acabó con una sala entera.

Mila es una perrita bulldog , como todos los perros de esa raza son súmamente juguetones y cariñosos, sin embargo muy tercos y tienden a romper todo a su paso.

Ella vino a Escuela Perrionni cuando rompió una sala y los zapatos favoritos de su dueña, ¡había tocado fondo! sin mencionar que podía hacerle mucho daño al comer plásticos y telas. La paciencia de su familia estaba acabando, y Mila ya era una perrita adulta que parecía no entender lo que podía y no hacer.

Emocionados por ayudarla a ella y a su familia fuimos trabajando en los modales, creándole situaciones idénticas a las de su casa y que pudiéramos enseñarle a dejar de morder cosas que no fueran sus juguetes.

Otro punto es que cada que abrían una puerta salía corriendo, ¡imagina el riesgo ya que vivían en una avenida!. Así que le enseñamos ejercicios de paciencia y tolerancia, así como quedarse quieta aunque haya puertas abiertas, comida, o estés a 20 metros de distancia.

Ahora Mila tiene un cambio total, sabe seguir instrucciones y las disfruta, ¡su familia quedó encantada! pues dejaron de gastar en Muebles y nuevo calzado. Ahora le pueden dar indicaciones desde lejos sin tener que perseguirla si sale corriendo. Ella es más feliz pues su ansiedad disminuyó y ahora entiende que hay momentos y lugares para jugar y otros para descansar.

¿Quieres mejorar increíblemente los modales de tu perrhijo y mejorar tu relación con él?

Ahora permíteme ayudarlos…

He creado un curso EBOOK  donde te muestro mis 10 mejores secretos para poder entrenar a tu perrhijo,  con mis mejores técnicas para asegurar un aprendizaje efectivo, duradero, y sobretodo que tu perrhijo disfrute.

Solo debes registrarte en el siguiente link y comenzar a aplicar lo que te comparto.

¡Me encantará conocer sus avances!